Saltar al contenido

¿Para que sirve el espadiva?

Para que sirve la espadiva
¿Para que sirve el espadiva?
5 (100%) 1 vote[s]

Espadiva es un medicamento especialmente indicado para tratar el dolor y los cólicos antes y durante el periodo menstrual. También suele ser indicado para el alivio de cólicos en las vías biliares y urinarias.

¿Qué es?

Es un medicamento antiespasmódico indicado para aliviar los cólicos biliares, menstruales y renales. También es indicado para aliviar el dolor provocado por la menstruación.

Este producto contiene butilhioscina e ibuprofeno como principios activos. El primero es un espasmolítico del musculo liso, mientras que el ibuprofeno actúa como un analgésico y antiinflamatorio efectivo para el alivio del dolor y de la inflamación especialmente efectivo para el alivio del malestar provocados por la menstruación.

¿Para qué sirve?

Este medicamento es un poderoso antiespasmódico y analgésico debido a la combinación de N-butilhioscina e Ibuprofeno. Tiene la capacidad de inhibir la síntesis de las prostaglandinas dando lugar a una elevada eficacia antiinflamatoria y analgésica.

El bromuro de N-butilhioscina puede aliviar el dolor tipo cólico debido a sus efectos sobre las paredes viscerales. Esta sustancia ejerce una acción espasmolítica sobre la musculatura lisa de las vías biliares, el aparato digestivo, y urogenitales.

El ibuprofeno sirve para aliviar el dolor y la inflamación debido a que es un medicamento no esteroideo con efecto antipirético. Esto significa que alivia el dolor, la fiebre y el edema provocados por la inflamación. Esta sustancia ha demostrado su capacidad para reducir la actividad de las prostaglandinas en el flujo menstrual, la frecuencia de las contracciones uterinas y la presión intrauterina.

Presentación

Se presenta en cajas con 10 y 20 tabletas y en frasco con 10 o 20 tabletas con o sin caja de cartón.

Composición

Cada tableta contiene:

  • Butilhioscina: 20 mg.
  • Ibuprofeno: 400 mg.
  • Excipiente cbp: 1 tableta.

Indicaciones

Este medicamento es indicado como un antiespasmódico y analgésico para el tratamiento de cólicos y dolores antes, durante y después de la menstruación, los cólicos de las vías renales y los cólicos biliares.

Advertencias

Los pacientes con asma, fiebre del heno o infecciones crónicas de las vías respiratorias pueden llegar a presentar síntomas de hipersensibilidad al ibuprofeno.

En aquellos pacientes que reciben tratamiento crónico con antiinflamatorios no esteroideos, el consumo de este medicamento se puede presentar una toxicidad gastrointestinal grave que puede causar hemorragia, ulceración y perforación con y sin señales de advertencia.

Los pacientes con antecedentes de episodios gastrointestinales graves y otros factores de riesgo, como alcoholismo o tabaquismo, de los que se conoce que están asociados con una enfermedad de úlcera péptica, deben consumir este medicamento con precaución.

Este medicamento debe administrarse con cuidado en los ancianos ya que no pueden tolerar las ulceraciones y las hemorragias tan bien como las demás personas.

También es necesario prestar atención a los pacientes con porfirias (anomalías en el metabolismo del pigmento hemático), quienes padecen de trastornos de la función hepática o renal, enfermedades cardiacas y/o hipertensión, con inflamación intestinal como enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, entre otras y antes y después de intervenciones quirúrgicas mayores.

En caso de presentar visión borrosa y reducida, escotomas y/o alteraciones en la visión cromática por el consumo de este medicamento, es necesario suspender su uso y someterse a una revisión oftalmológica con una prueba de los campos visuales centrales y de la visión cromática.

El ibuprofeno puede inhibir la agregación plaquetaria. Esto significa que puede prolongar ligeramente el tiempo de hemorragia en personas sanas, pero este efecto puede presentarse de forma exagerada en aquellos pacientes con defectos hemostáticos básicos y en los pacientes sometidos a terapia anticoagulante.

Debido al riesgo potencial de complicaciones anticolinérgicas es necesario vigilar a los pacientes propensos a padecer glaucoma, obstrucción intestinal o urinaria y en los pacientes propensos a taquiarritmia.

Reacciones adversas

Debido a su contenido de bromuro de N-butilhioscina, Espadiva puede provocar efectos secundarios anticolinérgicos como xerostomía, taquicardia y formación de orina residual.

Se pueden presentar reacciones de hipersensibilidad incluyendo fiebre, prurito, urticaria y exantemas, erupciones cutáneas y hasta eccemas tóxicos graves (eritema exudativo multiforme y síndrome de Stevens-Johnson).

Los efectos colaterales graves incluyen descenso de la presión arterial que, en casos extremos, puede provocar un estado de choque (piel pálida y fría, vértigo y náusea) y asma.

En algunos casos la hipersensibilidad puede causar edema facial, hinchazón de la lengua o de la garganta, lo que provoca una constricción de las vías respiratorias, disnea y taquicardia. En estos casos la asistencia médica debe ser inmediata.

Puede provocar trastornos bucales y gastrointestinales como dolor epigástrico, pirosis, náusea, vómitos, sensación de plenitud en el tracto gastrointestinal y diarrea. Estos síntomas pueden indicar la presencia de una hemorragia gastrointestinal oculta que, en casos extremos, puede provocar anemia.

Algunos informes han indicado ulceraciones con hemorragia interna grave, con riesgo de perforación. Por esta razón, si presentas dolor intenso en el abdomen o melena (coloración rojo o marrón en las heces) durante el uso de este producto, deberás suspender su uso y buscar asistencia médica.

El consumo de este producto puede precipitar o reactivar una colitis ulcerosa.

En raras ocasiones se pueden presentar alteraciones en la hematopoyesis (anemia aplásica y hemolítica, trombocitopenia, leucopenia, agranulocitosis). Los primeros síntomas de esta complicación son fiebre, lesiones superficiales en la boca, faringoamigdalitis (anginas), signos y síntomas que sugieren gripe, fatiga pronunciada, epistaxis y hemorragia cutánea.

La administración a largo plazo de dosis elevadas de ibuprofeno puede desencadenar trastornos del sistema nervioso central como cefalea, inquietud, vértigo, nerviosismo, irritabilidad y fatiga.

En casos raros, los trastornos del sistema nervioso central pueden ser depresión, insomnio y confusión y zumbido de oídos. En muy raras ocasiones se puede presentar ambliopía (visión borrosa y/o reducida, escotomas y/o alteraciones de la visión cromática) e hipoacusia.

Si presentas alteraciones visuales al utilizar este producto, deberás informar inmediatamente al médico.

Puede causar una tendencia a la retención de líquidos y edema, especialmente en pacientes que padecen de hipertensión arterial.

En casos raros puede provocar insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes con función cardiaca marginal, presión arterial elevada y palpitaciones.

Como con otros antiinflamatorios no esteroides, se puede presentar una elevación de los valores límite de una o más pruebas de la función hepática. En caso de tratamientos a largo plazo se puede experimentar toxicidad hepática y en casos raros, pancreatitis.

En casos muy raros puede causar una meningitis aséptica con fiebre y coma debido al contenido de ibuprofeno. Si presentas cefaleas graves, náusea, vómitos, insomnio y rigidez de nuca debes suspender el tratamiento y acudir a un centro asistencial. Este efecto secundario es más frecuente en pacientes con lupus eritematoso sistémico y enfermedades relacionadas con el tejido conjuntivo.

En casos aislados, algunos pacientes han desarrollado lesiones renales que llevan al fallo renal agudo, síndrome nefrótico, nefritis intersticial y necrosis papilar.

Contraindicaciones

El uso de espadiva está contraindicado en casos de hipersensibilidad al ibuprofeno o al bromuro de N-butilhioscina, historia de pólipos nasales, úlcera gástrica o duodenal, angioedema y broncospasmo inducido por el ácido acetilsalicílico y otros antiinflamatorios no esteroideos, megacolon, miastenia gravis, glaucoma e hipertrofia prostática con tendencia a retención de orina.

También deben evitar su consumo quienes padecen de trastornos en la coagulación, enfermedad hepática, renal o cardiaca, hipertensión y obstrucción intestinal.

Este producto no debe consumirse por más de 3 – 5 días.

No debe administrarse durante el embarazo ni lactancia. El consumo durante el tercer trimestre puede prolongar el parto y aumentar el riesgo de hemorragia.  Además, los antiinflamatorios no esteroideos tienen efectos negativos sobre el sistema cardiovascular fetal (oclusión del conducto arterioso «in utero)

Interacciones medicamentosas y de otro género

  • La combinación de bromuro de N-butilhioscina e ibuprofeno puede potenciar el efecto anticolinérgico de los antidepresivos tricíclicos, quinidina, antihistaminicos, amantadina y disopiramida.
  • El tratamiento en simultaneo con los antagonistas de la dopamina, como la metoclopramida, puede causar una disminución de la acción de ambos fármacos en el tracto gastrointestinal.
  • Puede incrementar el efecto taquicárdico de los beta-adrenérgicos.
  • La administración en simultáneo de digoxina, difenilhidantoína y litio puede producir un aumento de los niveles en suero de estas sustancias.
  • Puede reducir el efecto de los diuréticos y antihipertensivos.
  • Puede provocar hiperpotasemia en caso de administración simultánea de diuréticos ahorradores potasio.
  • Si se utilizan glucocorticoides y antiinflamatorios no esteroides aumenta el riesgo de efectos colaterales gastrointestinales.
  • El ibuprofeno puede tardar en ser eliminado si se consumen fármacos que contienen probenecid o sulfinpirazona. Además, el efecto uricosúrico de la sulfinpirazona puede reducirse.
  • La administración simultánea de metotrexate provoca el incremento de las concentraciones en suero de este fármaco que puede potenciar los efectos tóxicos.
  • No se han reportado interacciones con fármacos anticoagulantes o antidiabéticos, pero es recomendable monitorear el estado de coagulación y los niveles de glucosa en suero de estos medicamentos.
  • Los antiinflamatorios no esteroideos pueden llegar a incrementar los efectos secundarios centrales de la quinolona, produciendo convulsiones.
  • La terapia en simultáneo con ácido acetilsalicílico desciende los niveles de ibuprofeno en suero. Existe un riesgo teórico de toxicidad renal y gastrointestinal excesiva ante el empleo simultáneo de ibuprofeno y el ácido acetilsalicílico. Por lo que en caso de ser necesario este tratamiento, se recomienda la supervisión médica.

Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio

Bajo las dosis recomendadas no se han reportado alteraciones en los resultados de laboratorio.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental

Una sobredosis de este medicamento puede provocar taquicardia, fatiga, boca seca, retención urinaria y trastornos visuales provocados por el bromuro de N-butilhioscina. A su vez, el ibuprofeno puede provocar los síntomas indicados en las reacciones adversas.

También se puede presentar vértigo, cianosis, nistagmo, hemorragia, hipotermia y depresión respiratoria, hipotensión, coma y acidosis metabólica.

En caso de sobredosis se recomienda inducir el vómito y luego efectuar un lavado gástrico. En el hospital se administrará apomorfina y realizaran una instilación de carbón activado y sulfato de magnesio (15%). Los síntomas de una sobredosificación de bromuro de N-butilhioscina pueden ser controlados con parasimpaticomiméticos.

Si presentas retención urinaria, los médicos considerarán realizar un cateterismo vesical. Debes informar si padeces de glaucoma, ya que se debe administrar pilocarpina.

Como el ibuprofeno es un ácido y se elimina mediante la orina, se pueden indicar sustancias alcalinas e inducir la diuresis.

Fuente:

(1) http://mx.prvademecum.com/producto/?producto=13896
(2) https://www.antidotoplus.com/para-que-sirve-la-espadiva/
(3) https://matchmyrx.com/es/directorio/marca/espadiva
(4) http://www.medicamentos.com.mx/dochtm/33873.htm
(5) http://www.farmacopedia.com.mx/espadiva.html